28 dic. 2008

CUIDADO!!! ,NO SOLO LA IMAGEN ES IMPORTANTE...

ANOREXIA




La anorexia nerviosa es una enfermedad mental, que consiste en una pérdida voluntaria de peso por un deseo patológico de adelgazar y un intenso temor a la obesidad.
La pérdida de peso es conseguida por la persona enferma mediante uno o más de los siguientes procedimientos:
Reducción de la alimentación, especialmente de los alimentos que contienen más calorías.
Ejercicio físico excesivo.
Utilización de medicamentos reductores del apetito, laxantes o diuréticos.
Vómitos provocados.
De esta manera, se produce una desnutrición progresiva y trastornos físicos y mentales que pueden ser muy graves e incluso conducir a la muerte.

¿Quiénes la padecen?
Preferentemente, chicas jóvenes de edades comprendidas entre 14 y 18 años; este colectivo agrupa el 90% de los casos. En el 10% restante, se encuentran chicos adolescentes, niños, niñas y mujeres maduras.



¿Qué tipo de enfermedad es?
La anorexia nerviosa no es una manía ni un mal comportamiento: es una enfermedad psiquiátrica.
Su descripción se recoge en la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud, como "Transtornos Mentales y del Comportamiento", y en la Clasificación de los Trastornos Mentales de la Asociación Psiquiátrica de los Estados Unidos.

¿Cuáles son sus causas?
La enfermedad no tiene una causa única, sino que existen elementos biológicos, psicológicos y sociales que predisponen a padecerla o la desencadenan directamente.
Los factores predisponentes que configurarían un grupo de riesgo serían uno o varios de los siguientes:
Ser mujer joven.
Tener antecedentes familiares de anorexia, bulimia, trastornos depresivos, obsesivos o alcoholismo.
Sufrir previamente un problema de obesidad (o simplemente algo de sobrepeso).
Poseer determinados rasgos de carácter: ser perfeccionista, excesivamente responsable para la edad o situación, sufrir de inseguridad, timidez o introversión, o tener una baja autoestima.
Los factores desencadenantes de la enfermedad suelen ser uno o varios de los siguientes:
Haber ganado peso recientemente y estar a régimen.
Padecer alguna enfermedad que dificulte o impida comer durante unos días (amigdalitis, gastroenteritis, etc.).
Haber incrementado el ejercicio físico.
Recibir críticas sobre el tipo o el peso, en cualquier ambiente.
Tener que enfrentarse a situaciones nuevas o difíciles, perder a seres queridos, encontrarse en situaciones de aislamiento o soledad.
Los factores sociales que predisponen a la enfermedad, e incluso la desencadenan, son muchos y muy complejos. La presión social y mediática que existe en torno a la línea y el adelgazamiento tiene un papel decisivo en la aparición y desarrollo de la enfermedad; la moda y la publicidad incitan más frecuentemente a adelgazar que a mantener una buena salud.
Los factores predisponentes y sociales interactúan entre si determinando una serie de cambios en la personalidad y conducta que, en la pubertad y bajo el influjo de los factores precipitantes, conducen al deseo de adelgazar mediante la realización de dietas y/o ejercicio físico exagerado, lo que en efecto produce una pérdida de peso progresiva. La desnutrición resultante provoca trastornos mentales que refuerzan el deseo de seguir adelgazando, instaurándose de esta manera un terrible círculo vicioso psíquico del que es muy difícil escapar.

¿Es muy frecuente la enfermedad?
En los países desarrollados, la anorexia nerviosa afecta aproximadamente a 1 de cada 200 ó 300 chicas de edades comprendidas entre los 12 y los 24 años.

¿Cuáles son las primeras manifestaciones observables?
En una persona anoréxica, pueden observarse varios de los siguientes síntomas (o todos):
Alteraciones del comportamiento:
Deseo claro de perder peso (incluso estando dentro del peso normal para la edad, o incluso inferior).
Evitan determinados alimentos: suprimen dulces, pan, patatas, arroz, fritos, etc. Más adelante van eliminando de su dieta cada vez mayor número de alimentos, hasta llegar en ocasiones a tomar únicamente verduras o frutas (y cada vez en menor cantidad), si es posible consumiendo solamente alimentos light. Pueden llegar a evitar incluso los líquidos.
Se preocupan exageradamente por el contenido en calorías de los alimentos y por las dietas de adelgazamiento; vigilan la preparación de las comidas familiares o amistosas, y pueden tener un marcado interés por la nutrición de los restantes miembros de la familia, cocinándoles platos suculentos que ellos nunca tomarán.
Aumentan la actividad física para favorecer la pérdida de peso: van andando a todas partes, suben escaleras, estudian paseando, hacen abdominales, corren, van al gimnasio...
Se quejan con frecuencia de "estar gordos" o de "tener celulitis".
Prefieren comer a solas.
Sufren sentimientos de culpabilidad tras haber comido.
Se oponen a comer en cantidades normales a pesar de los ruegos, recomendaciones, órdenes o amenazas familiares e incluso médicas.
Utilizan laxantes o "hierbas adelgazantes".
Vomitan a escondidas tras las comidas.
Se pasean frecuentemente, incluso varias veces al día.
Signos y síntomas de desnutrición:
Pérdida de peso.
Detención del crecimiento si la persona enferma está en edad de crecer.
Menstruación escasa o irregular, o desaparición de la misma.
Frialdad de manos y pies.
Sequedad de la piel.
Estreñimiento.
Palidez.
Mareos.
Caída del cabello.
Sensación de plenitud y pesadez después de las comidas.
Síntomas psíquicos:
Cambios rápidos de carácter y humor.
Irritabilidad.
Ansiedad.
Tristeza.
Decaimiento.
Tendencia al aislamiento de la familia y de las amistades.
Desinterés por todo lo que no sea el estudio o trabajo.
Excesiva dedicación al estudio o trabajo.

¿Qué consecuencias puede tener una anorexia?
De no tratarse la enfermedad, además de las manifestaciones de desnutrición y alteraciones psíquicas arriba indicadas, de forma progresiva se producirán trastornos de todo el organismo: digestivos, hematológicos, circulatorios, cardíacos, metabólicos, hepáticos, óseos, renales, genitales y cerebrales, que pueden llegar a ser muy graves e irreversibles.
Adicionalmente, las personas que padecen anorexia nerviosa son especialmente proclives a tener problemas con el alcohol o las drogas y a sufrir tendencias suicidas.

¿Qué hacer ante un caso de anorexia?
Cuando se sospeche o sepa que una persona tiene una anorexia nerviosa, debe hacer que consulte lo antes posible con su médico de cabecera (o pediatra, en su caso) para que éste le remita a un médico psiquiatra experto o especializado en esta enfermedad. O acudir directamente a un psiquiatra de estas características.

¿En qué consiste el tratamiento?
El médico psiquiatra hará un diagnóstico del estado físico y mental de la persona enferma, y según el resultado aconsejará un tratamiento ambulatorio o su ingreso en un hospital o clínica. El tratamiento en ambos casos tiene como objetivo corregir las anomalías metabólicas que ya se hayan causado, normalizar cuidadosa y progresivamente la alimentación y peso de la persona enferma, y tratar los trastornos físicos y mentales que existan; todo esto se deberá acompañar de tratamiento psicoterapéutico.
La familia y personas íntimas de la enferma también deben recibir orientación y ayuda.

¿Cuál es el pronóstico?
Es variable según diversas estadísticas, pero en líneas generales un 40% de las personas anoréxicas se curan totalmente, del 1% al 3% fallecen por desnutrición, fallo cardíaco o suicidio, y las restantes no consiguen una curación total, evolucionando en mayor o menor grado hacia una cronificación.
La duración del tratamiento es variable, pudiendo oscilar entre 2 y 4 años, o más cuando a la anorexia se asocian otras perturbaciones psiquiátricas tales como trastornos de personalidad, depresiones, obsesiones, fobias, etc.
El diagnóstico y tratamiento precoces siempre mejoran el pronóstico.






Qué es la bulimia?
La bulimia es un trastorno mental que se caracteriza por episodios de voracidad o, lo que es lo mismo, comer grandes cantidades de comida en un corto espacio de tiempo ("atracones"), a los que se siguen casi siempre conductas tendentes a evitar el aumento de peso, tales como:
Ayuno.
Ejercicio físico excesivo.
Utilización de medicamentos laxantes o diuréticos.
Vómitos provocados.
La persona que padece bulimia tiene un intenso temor a engordar, junto a una falta de control sobre su alimentación y sentimientos de culpabilidad y autodesprecio.

¿Quiénes la padecen?
Al igual que la anorexia nerviosa, es más frecuente en la mujer que en el varón, en una proporción de 10 a 1, presentándose alrededor de los 20 años y muy especialmente tras haber padecido una anorexia nerviosa o haber hecho regímenes de adelgazamiento.

¿Qué tipo de enfermedad es?
La bulimia no es una manía ni un mal comportamiento: es una enfermedad psiquiátrica.
Su descripción se recoge en la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud, como "Transtornos de la Conducta Alimentaria" (tomo "Transtornos Mentales y del Comportamiento"), y en la Clasificación de los Trastornos Mentales de la Asociación Psiquiátrica de los Estados Unidos.

¿Cuáles son sus causas?
En la mayoría de los casos, la bulimia comienza:
Tras haber realizado dietas de adelgazamiento excesivas o sin control médico.
En el curso de una anorexia nerviosa; es sabido que un 50% aproximadamente de los casos de anorexia evolucionan hacia el padecimiento de una bulimia.
En ambos casos, la excesiva restricción alimenticia conduce al deseo imperioso y patológico de ingerir grandes cantidades de comida.
Frecuentemente, existe el antecendente de obesidad y hábito de comer en exceso, y padecimiento de trastornos de personalidad, de ansiedad, conductas impulsivas / compulsivas o depresiones.

¿Es muy frecuente la enfermedad?
La bulimia es más frecuente que la anorexia nerviosa. Los estudios sobre su frecuencia en la población juvenil femenina varían, indicando que entre 3 y 10 chicas de cada 100 la padecen (un 3-10%).
¿Cuáles son las primeras manifestaciones observables?
En una persona bulímica, pueden observarse varios de los siguientes síntomas (o todos):
Alteraciones del comportamiento:
Suele darse en jóvenes de alrededor de 20 años, con frecuencia tras haber padecido una anorexia nerviosa, aunque no necesariamente.
En ocasiones han sido anteriormente algo obesas o han hecho regímenes de adelgazamiento.
La enfermedad suele pasar desapercibida durante mucho tiempo, ya que la persona enferma trata de ocultarla por todos los medios a su alcance.
La persona enferma toma considerables cantidades de comida, especialmente dulces, rápidamente o en forma de "atracón", generalmente a escondidas o cuando está a solas, por la noche.
La comida se toma de la propia casa o se compra, pudiendo llegar a gastar en ella considerables cantidades de dinero.
Tras los episodios de voracidad suele vomitar a escondidas o ayunar durante uno o dos días, o hacer excesivo ejercicio físico, o tomar laxantes o diuréticos para evitar el aumento de peso.
Signos y síntomas físicos y psíquicos:
Sensación de debilidad.
Mareos (por hipotensión arterial).
Dolor de cabeza.
Hinchazón de la cara (por aumento de tamaño de las glándulas salivales y parótidas).
Erosión del esmalte dental (por los vómitos).
Caída del cabello.
Irregularidades menstruales.
Frecuentemente padecen depresiones (50% de los casos), conductas compulsivas, trastornos de ansiedad, baja autoestima y otras alteraciones síquicas.

¿Qué consecuencias puede tener una bulimia?
La bulimia es una enfermedad grave que puede producir serias complicaciones médicas:
Alteraciones digestivas: colon irritable, megacolon, reflujo gastrointestinal, hernia hiatal, perforación esofágica, dilatación y rotura gástrica, pancreatitis.
Alteraciones metabólicas: descenso de glucosa, cloro, calcio y potasio en sangre. Deshidratación.
Alteraciones cardíacas: prolapso de la válvula mitral y arritmia, con riesgo de muerte.
Otras alteraciones genitales, óseas y renales.
La mortalidad es superior a la de la anorexia, falleciendo por complicaciones médicas derivadas de los "atracones", vómitos y uso de laxantes, o por suicidio.

¿Qué hacer ante un caso de bulimia?
Cuando se sospeche o sepa que una persona tiene bulimia, debe hacer que consulte lo antes posible con su médico de cabecera para que éste le remita a un médico psiquiatra experto o especializado en esta enfermedad. O acudir directamente a un psiquiatra de estas características.

¿En qué consiste el tratamiento?
El médico psiquiatra hará un diagnóstico del estado físico y mental de la persona enferma, y según el resultado aconsejará un tratamiento ambulatorio o su ingreso en un hospital o clínica. El tratamiento consiste en interrumpir el vómito, corregir las anomalías metabólicas y normalizar la alimentación, junto con un tratamiento psiquiátrico y psicoterapéutico.
En los últimos años, se ha demostrado experimentalmente que determinados fármacos antidepresivos son muy eficaces en el tratamiento de la bulimia.
La familia y personas íntimas de la enferma también deben recibir orientación y ayuda.

¿Cuál es el pronóstico?
Es variable según diversas estadísticas: en la mayoría de ellas se indica que en torno al 40%-50% de los casos alcanzan la curación. Frecuentemente, el curso de la enfermedad es crónico e intermitente a lo largo de varios años, especialmente si la bulimia se asocia a otros trastornos psiquiátricos.
El diagnóstico y tratamiento precoces siempre mejoran el pronóstico.
¿Qué es la alimentación compulsiva?
La alimentación compulsiva recuerda a la bulimia en que ambos tipos de pacientes comen en exceso. Pero a diferencia de las víctimas de la bulimia, los comedores compulsivos no se "purgan" del exceso de comida de ninguna manera. Se caracteriza por:
· Episodios repetitivos de alimentación excesiva ("atracones").
· Una sensación de perder el control mientras se come, o comer hasta tener molestias.
¿Quiénes la padecen?
Tanto como un 2% de la población en general -de nuevo, más las mujeres que los hombres- tienen un problema serio con la alimentación compulsiva. El trastorno de alimentación compulsiva se encuentra en un 30% de las personas que están en un programa de control de peso bajo supervisión médica.

¿Cuáles son los factores de riesgo?
La mayoría de las víctimas tienen un problema de obesidad -en cualquier grado- y un historial de importantes subidas y bajadas de peso. Típicamente, tienen más problemas para perder peso y mantenerse que el resto de la gente. También muy habitualmente, padecen depresión.
¿Qué efectos puede tener?
Las complicaciones principales de la alimentación compulsiva están asociadas con la obesidad, como el colesterol alto, la tensión alta, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.





Testimonio 1:
La verdad es que yo empezé en esto cuando a penas tenía 14 años. Recuerdo que era mi primer año de instituto y como todas las de clase, para el verano, queria perder un kilito, empeze por perder uno y otro y otro, y poco a poco perdí el control , cuanto mas delgada estaba mejor me encontraba; el solo poder pesar un kilo mas me aterrorizaba, era el castigo mas grande, cuando engordaba cualquier gramo de mas yo misma me sentia despreciable, me autocastigaba ayunando los dias posteriores. Me encontraba gorda (y eso que no llegaba ni a los 40 kg) todo el mundo me decia que parecia un cadaver viviente, pero yo pensaba que estaban locos porque me decian eso para que engordara pero que era algo que no iban a conseguir porque yo tenia que adelgazar para seguir sintiendome bien. A raiz de todo esto, empeze una termporada a tener mucha hambre, algo que tampoco podia controlar, y cuando comia a la vez me sentia culpable y me autoprovocaba el vomito, cosa que continuo haciendo y me siento mal cuando lo hago pero hay algo que me hace no parar de comer, es algo que no puedo controlar, como y posteriormente esa culpabilidad tan grande, me hace que vomite todo lo que he podido comer. Actualmente estoy en tratamiento para poder salir de esta pesadilla que la verdad es muy triste decirlo pero vivimos en un maldito infierno. Lo unico que he conseguido con todo esto es una depresion que tengo enorme, que no tengo ganas de salir ni de ir a ningun sitio, vivo amargada obsesionada por un peso que a veces no me deja ni dormir el pensar que eso tb me puede hacer engordar, no soy feliz, me duele el estomago de tanto autoprovocarme el vomito, siento mareos, dolor de cabeza la presion la tengo por los suelos y lo mas triste es que alguna vez queriendo que todo esto acabe de una vez he pensado en hacer alguna locura quitandome la vida. Cosa que poco a poco voy viendo que es una tonteria, supongo que con fuerza de voluntad y en manos de especialista veo que puedo salir de ello o al menos estoy haciendo el esfuerzo mas grande por salir de esta enorme pesadilla que dura muchos años desde su primera vez Si alguien me lee por favor, no cometais ninguna tonteria, en la vida hay muchas cosas valiosas y no es lo mas primordial el peso, poseemos de otros valores que por suerte son mucho mas valiosos, asi que si teneis algun problema alimentario consultar especialistas que con mucha lucha y esfurzo nos ayudaran a salir de todo esto Besos



Testimonio 2:
Hola! quiero dejar mi testimonio aqui, en este foro que me acompaño y me ayudo muchisimo, mi nombre es maria ponce, todo empezo cuando tenia 14 o 15 años , yo siempre habia sido muy delgada hasta que me desarrolle, yo estaba acostumbrada a comer de todo y a no engordar, cuando mi cuerpo cambio empece a verme deforme, y un dia despues de que me habia peleado de un novio y yo estaba muy mal pense! ''seguro que no me quiere porque estoy gorda''o ''me querra si estoy flaca'' y vomite despues de haber comido normal, y ahi empezo esa pesadilla!! al principio lo veia como una solucion! comer de todo y no engordar, pero esto arruino mi vida empece a aislarme a cambiar constantemenete de animo! a verme linda o fea, no existia un termino medio, incluso con la bulimia engorde! les juro la bulimia engorda! se te hincha la cara! es lo peor que hay. me trajo problemas en mi casa en el estudio! en fin con todo!!!hoy tengo veinte años y sigo con este problema pero tengo una mezcla de anorexia con bulimia tambien tomo diureticos y laxantes! estoy completamente perdida! lo unico que quisiera es salir de esto y si no es posible morirme, chicas por favor no empiecen con esto no es un juego!!! te mata te arruina la vida!! te sientes la peor basura del mundo escondiendote para comer contando calorias! pendiente de lo externo!! hoy tengo varias secuelas perdidas de muelas, el pelo se me arruino!! los dientes no tienen esmalte! tengo baja presion, taquicardia a veces! he intentado buscar ayuda pero siemprer abandono el tratamiento, no puedo hacer nada bien , por favor no dejen que esta enfermedad les gane como me esta ganando a mi.



EL PESO RECOMENDADO
Es muy frecuente hallar tablas de peso ideal en libros y revistas, pero los pesos que allí se indican son sólo promedios estadísticos.Ciertos especialistas definen al controvertido peso ideal como "aquel con el cual un individuo se encuentra a gusto, permitiendo que se desarrollen normalmente todas las funciones biológicas".Cabe señalar que con la misma altura, ciertas personas se mantienen espontáneamente bien a 60 kg, mientras que otras lo hacen a 50 ó 55 kg, por ejemplo. Este concepto se fundamenta en ciertas bases fisiológicas: todos los individuos son diferentes; hay diferencias en la relación masa muscular/masa grasa, secreciones hormonales, inervación muscular, etc. La altura, entonces, no es más que uno de los tantos parámetros para estimar el peso teórico óptimo.La gran mayoría de los especialistas en nutrición consideran a la "complexión" como parámetro fundamental: el diámetro de los hombros, muy variable según cada persona, indica si es pequeña, mediana o grande. Dentro de cada complexión se establece una gama, basada en el perímetro de la muñeca:
- débil: por debajo de 16 cm - mediana: 16 a 18 cm- ancha: 18 a 20 cm- maciza: por encima de 20 cmEl perímetro de la muñeca -que está cubierta por escasa grasa y músculo- indica el espesor del esqueleto en general (esqueleto ligero, mediano o pesado).En cuanto a la edad, se debe conservar el mismo peso a partir de los 25 años aproximadamente, con ligeros aumentos luego de la cuarta década. Es natural que la mujer experimente un incremento de peso a partir de la menopausia, con una redistribución de la grasa corporal. Por otro lado, las mujeres en edad fértil aumentan de peso los días previos a la menstruación, hecho que se considera normal mientras no sobrepase los 2 kg.El sexo es otro factor determinante del peso: el hombre tiene mayor desarrollo de masa ósea y muscular, y el músculo es mucho más pesado que el tejido graso. Es por ello que se han diseñado tablas de pesos teóricos para hombres y tablas para mujeres.
CONCLUSIÓN:
Este es un problema que le puede ocurrir a cualquier persona, sin importar clase social o incluso sexo.
La imagen interior es más importante porque cuando gozas de una buena salud interior, se ve reflejado en tu imagen externa, desde este blog te animamos a cuidar todos los dias de tú salud espiritual acercándote a JESÚS , leyendo su palabra en la que descubriras que solo él te ayudará.
Y yo os digo pedid y se os dará; buscad y hallareís, llamad y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe, y el que busca halla, y al que llama se le abrirá... Lucas 11: 9-10
Y ciertamente él llevó nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores y nosotro le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.Más él herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pedcados, el castigo de nuestra paz fué sobre él y por su llaga fuimos curados...Isaías 53:4-5
Recuerda, para cualquier duda o comentario puedes contactar con iglesiaevangelica@centrorey.org ó centrorey@gmail.com .

2 comentarios:

Ali dijo...

Hey! Muy bueno el articulo
Ánimo con esto, bendiciones!

Anónimo dijo...

Ojalá pueda terminar con mi enfermedad, tengo 23 años mido 1,55 y peso 50 kilos a veces 49.. Soy bulimica hace ya 7 años. En algunas temporadas dejo esto y en otras vuelvo.. Ahora estoy vomitando todos los días, lo mío es por tristeza, si estoy triste no como, ayer tomé mates y comi dos tostadas nada más. Tendría que ir a que me curen porque se que estoy enferma pero no quiero causarle un disgusto a mi mamá, si estás leyendo mandame fuerzas para que pueda salir adelante y no caer más en esto por favor.. Es muy triste, pero es totalmente psicológico, uno quiere salir pero vomitar se convierte en una droga.
Saludos y gracias por leerme.
S.